La lava llega hasta la montaña que protege Todoque tras arrasar decenas de casas y cultivos