La lava del volcán de La Palma llega al jardín de una casa que se alquilaba por 1.000 euros a la semana