Los líderes del G7, representados en una escultura de basura electrónica