Llega al círculo polar ártico el dióxido de azufre emitido por el volcán de La Palma