Las lluvias de marzo y abril no evitan la sequía, que aumenta en la vertiente atlántica

Las lluvias de marzo y abril no evitan la sequía, que aumenta en la vertiente atlántica