La luz del día permite ver cómo la lava llega al mar y la gran columna de vapor de agua