Las mascarillas tardan hasta cuatro siglos en descomponerse en la naturaleza

Las mascarillas tardan hasta cuatro siglos en descomponerse en la naturaleza