Nuestra meteoróloga Rosemary Alker nos explica por qué las borrascas tienen nombre