Montañas de cenizas que sepultan viviendas: el otro peligro de las casas que se han librado de la colada