Ni por tierra ni por aire: por qué “es imposible” rescatar ahora a los perros atrapados por la lava