La nueva colada de lava avanza hacia el mar destruyendo casas en La Palma