Las poblaciones de focas regresan al norte de Francia gracias a las leyes de protección medioambiental