El 'Prestige': 17 años a 3.500 metros de profundidad y todavía con toneladas de combustible dentro