Lo que arrasa al volcán en su camino el mar: plantaciones plataneras y un barrio entero