Sobreviven unas 150.000 abejas tras pasar 50 días enterradas bajo la ceniza del volcán