Ane Garrido, vecina de Ermua: “Me tapo para respirar los menos residuos posibles”