Vecinos de un pueblo de Ourense evitan con tractores que el fuego llegue a sus casas