Ventanas selladas y toallas húmedas, consejos para evitar gases tóxicos cuando la lava llega al mar