El volcán arrasa ya 525 hectáreas mientras una segunda colada roza la costa