El volcán Etna vuelve a 'escupir' fuego y cenizas al cielo alcanzando 2.000 metros de altura