El volcán islandés expulsa un tercer río de lava y se convierte en toda una atracción turística