Un dron graba más cerca que nunca el recorrido final de la lava y el terreno ganado al mar