Zaragoza resiste la embestida del Ebro entre el miedo y la tensión de sus vecinos

La punta de la crecida se aproxima a Zaragoza con menos caudal del previsto