Misión casi imposible en el País Vasco: tomarse un café en una terraza