Multas de hasta 600.000 euros o incluso un año de prisión por no respetar el estado de alarma