Los narcos del Estrecho recurren al fondeo para burlar la presión policial