Padres en pupitres y metro en mano para demostrar la falta de distancias en un instituto de Huelva