La pandemia redujo la violencia machista un 8,4% en 2020

Un 8M con "m" de miedo