La imposibilidad de vigilar que no haya reuniones en pisos: “Música, voces, gritos. No hay quien duerma”

La imposibilidad de vigilar que no haya reuniones en pisos: “Música, voces, gritos. No hay quien duerma”