Un paquete con siete kilos de cocaína conduce hasta un asesino fugado de la cárcel de Estremera