Un estudio asocia el consumo diario de refrescos o zumos naturales con un mayor riesgo de cáncer

Un pequeño vaso de refresco o zumo natural al día incrementa el riesgo de cáncer