"Ya puede caer una bomba, que seguiría tocando": el compromiso de Peter, el pianista de los disturbios de Barcelona