Unas 50 personas se desnudan en pleno centro de Barcelona contra el uso de pieles animales