Polémica por un vídeo grabado en la cárcel de Alhaurín de la Torre en el que presos y trabajadores bailan juntos