La policía desaloja la catedral de Granada, donde el arzobispo oficiaba misa con 20 fieles