La presunta parricida de Logroño tenía miedo de que el juez le retirase el régimen de visitas