El presunto asesino del crimen de 1981 niega haber matado y enterrado a su amante embarazada

La Guardia Civil retira la sanción a un cabo que fichó desde casa porque vivía a 50 kilómetros