El presunto asesino del tapicero de Madrid lo mató para robarle la cartera