Drogas como la burundanga están detrás de un tercio de las agresiones sexuales

Así funciona el protocolo pionero para detectar la sumisión química en víctimas de agresiones sexuales