Un pueblo de Lleida habilita un pabellón con 40 camas para acoger temporeros con coronavirus