“Mamá, ¿puedo correr? ¿Ya no hay ‘colovirus’?”: las emociones de mis hijos al salir tras 44 días encerrados