Una Puerta del Sol vacía en las preuvas, preludio de una Nochevieja en pandemia