La lluvia obliga a suspender la búsqueda de los dos operarios sepultados por el desprendimiento de la AP-8