Sobrevolamos las calles vacías de Madrid en pleno confinamiento