Un padre y su hijo recuperan su vivienda okupada gracias a los vecinos después de haber vivido dos años en la calle