Colas para inscribir nacimientos en una Barcelona confinada