La UCI del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla se vacía y despide con aplausos a su último paciente con coronavirus