Una paciente de Barcelona, primer caso del mundo en controlar el sida sin tratamiento

hospital