Un mapa del genoma de un niño permite detectar qué cánceres de la sangre van a producir recaídas

genomaninos