El caso de Audrey, la mujer a la que se le paró el corazón durante seis horas por hipotermia, no es el único en el mundo